28Julio2014

Auspiciantes

 
 

Hay 5 acusados por asesinato de fiscal en Jipijapa

La fiscalía distrital de Manabí dio a conocer, la tarde del 24 de este mes, el resultado de la audiencia preparatoria de juicio, que se realizó el 23 de diciembre, por la muerte del exfiscal de esta provincia, Ramón Loor Pincay, que ocurrió en junio pasado.

Un total de 21 personas han sido procesadas en este caso, que causó conmoción en Manabí, pero durante la audiencia, solo cinco de los imputados fueron acusados por el fiscal Hernán Villacreses, de tener vínculos directos con el crimen. Hubieron dieciséis abstenciones.

Al existir un dictamen fiscal mixto (acusatorio y abstentivo), la jueza Única de Garantías Penales de Jipijapa, Gina Zambrano, envió el proceso a consulta de la fiscal provincial de Manabí, Sonia Barcia.

"Emitiré mi criterio después de que conozca el pronunciamiento de la fiscal provincial, quien deberá ratificar o revocar el pedido de Hernán Villacreses, que es el fiscal que investiga el caso", dijo la jueza Zambrano.

La audiencia del lunes duró seis horas y, en ella, el fiscal Hernán Villacreses acusó a Johan Cañarte Vélez (hijo del rector de la Universidad Estatal del Sur de Manabí), a Juan Carlos Delgado y a Wilmer Vélez, de ser los presuntos autores del crimen del fiscal Loor.

El exrector de la Unesum, Jorge Clímaco Cañarte Murillo y su otro hijo, Cristian Cañarte Vélez, fueron acusados de cómplices del asesinato.

Según el fiscal Hernán Villacreses, en la audiencia de llamamiento a juicio, la defensa de los señalados no refutó las pruebas presentadas en su dictamen.

La fecha del juicio contra los cinco acusados de asesinar a Loor será señalada, por la jueza del caso, después de que se cumplan con las formalidades establecidas por la ley.

El fiscal de Jipijapa, Ramón Loor Pincay, fue asesinado el 7 de junio de este año, en la mañana, cuando retornaba de una entidad educativa, acompañado de su esposa. Fue ella quien contó los detalles del hecho de sangre.

Loor fue atacado por dos sujetos afuera de su residencia ubicada en las calles Rocafuerte y Santistevan. Recibió tres impactos de bala en su cuerpo, que le causaron la muerte.

Los asesinos se movilizaban en una motocicleta, que era custodiada de cerca por un automóvil.
FUENTE: EXPRESO